Bien de domingo
7 mayo, 2019
EL poder de la sonrisa
7 mayo, 2019

Su apellido es Cavalchini.

A el siempre le dijeron Caval y a mi, Chini.

Estamos hechos uno para el otro, o qué?

EL mejor compañero que podía haber elegido, el mejor amigo que cualquier mujer debería tener y el papá que todes les niñes merecen!

Y cocina como los dioses!

No puedo pedir más. O si?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *